Dos en Uno


Solía contar, que la frase que el sacerdote leyó en la ceremonia de su boda le influyó mucho en sus primeros años de matrimonio.

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” (Génesis 2:21-24).

Durante mucho tiempo, los abrazos, los besos y las miradas, mezcla de amor y pasión, para él y su esposa, fueron como una fusión total del uno con el otro. Eran “DOS EN UNO”

Llegaron tiempos de trabajo duro en el campo profesional y hubo que hacer mucho esfuerzo para sacar la familia adelante. Durante este tiempo, decía, tuvieron que desarrollar tareas de forma independiente e incluso atender y disfrutar de los amigos de forma separada.

Cuando llegó a sus manos la poesía de Khalil Gibran sobre el matrimonio, se sintieron identificados con el mensaje de la misma.

ENTONCES, Almitra habló otra vez:
¿Qué nos diréis sobre el matrimonio, Maestro?
Y esta fue la respuesta.

Nacisteis juntos y permaneceréis juntos para siempre.
Estaréis juntos cuando las blancas alas de la muerte esparzan vuestros días.
Y también en la memoria silenciosa de Dios estaréis juntos.
Pero dejad que crezcan espacios en vuestra cercanía.
Y dejad que los vientos del cielo libren sus danzas entre vosotros.
Amaos con devoción, pero no hagáis del amor una atadura.
Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.
Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de una misma copa.
Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.
Cantad y bailad juntos y estad alegres, pero que cada uno de vosotros sea independiente.
Las cuerdas de un laúd están separadas aunque vibren con la misma música.
Dad vuestro corazón, pero no para que vuestro compañero de adueñe de él.
Porque sólo la mano de la Vida puede contener los corazones.
Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés ni el ciprés bajo la del roble

Ahora habían cambiado sus vidas otra vez, eran ancianos y volvían a ser “DOS EN UNO”. Para caminar iban cogidos del brazo para ayudarse y no perder el equilibrio. Tenían una sola memoria, ya que uno se acordaba de unas cosas y el otro de otras. Comían entre los dos, lo que antes comía uno solo. Los motivos de felicidad también se habían unificado ya que ahora la fuente más importante de alegría para ellos dos era la mirada sonriente de sus nietecitos.

Fuente

Comentarios


3 Comentarios a “Dos en Uno”

Trackbacks

  •